Demisexualidad

Cristina E. López y Lucía Rojas

La atracción sexual tiene dos fases, primero está el interés físico y después el enamoramiento. Para los demisexuales es al revés, primero generan un vínculo emocional fuerte, y luego llega el interés sexual.

Pueden creer que son asexuales, hasta que un día de pronto, se sienten atraidos por un buen amigo, un compañero de trabajo muy cercano o alguien con quien comparten mucho tiempo.

No es que sean asexuales, solo es que su amor aguarda para detonar con ESA persona: su complemento emocional.

pareja1

La demisexualidad hace referencia a la atracción por personas con las que se tiene una gran conexión emocional, una gran intimidad y un afecto significativo. Las personas denominadas “demisexuales” no sienten atracción erótica hacia otras personas a menos que sientan ese potente vínculo emocional con ellas. Aún con un físico muy atractivo o características personales que coincidan con sus gustos, sin esa conexión afectiva y emocional, las personas denominadas “demisexuales” no sentirán atracción hacia otras personas.

Por tanto, los deseos eróticos y las atracciones de las personas demisexuales están condicionados por la creación de esos vínculos y afectos, y por una trayectoria común con la otra persona que permita compartir experiencias y actividades afines. Esto, lógicamente, no significa que las personas demisexuales sientan atracción por todas las personas con las que tengan conexión emocional, sino que significa que sin esos vínculos emocionales, no se dará la atracción.

Es posible que los demisexuales tarden más tiempo en sentir atracción por alguien, puesto que deben previamente crear cierta vinculación emocional, o incluso una amistad profunda. Y también suelen ser personas que pierden rápidamente la atracción cuando dicha conexión emocional se pierde.

“La demisexualidad es una variante de la asexualidad. Es decir, personas que no sienten atracción sexual por otras a menos que intervenga el romanticismo” Walter Ghedin, médico psiquiatra y sexólogo.

El término fue acuñado por primera vez en 2006, por AVEN, la Red para la Educación y la Visibilidad Asexual, lo definió como una persona incapaz de sentir una atracción sexual a no ser que previamente haya conseguido forjar un profundo vínculo emocional con alguien.

1280px-Demisexual_Flag.svg_-e1469046315163.png
Bandera de la Demisexualidad.

 

Las personas que viven la atracción de esta forma, pueden sentirse a veces muy diferentes al resto, en una sociedad que nos ofrece constantemente modelos de “amor a primera vista” o de atracción intensa por desconocidos. Incluso pueden ser personas que piensen, durante largo tiempo, que no les atrae nadie, o que son incapaces de enamorarse o de sentir interés erótico por otras personas. Lo cierto es que sí que pueden sentir atracción, interés erótico y amor romántico, pero posiblemente de forma mucho más selectiva que otras personas, y desarrollando estos sentimientos de manera más paulatina. Y por tanto es posible que los experimenten en menos ocasiones a lo largo de su vida (lo cual por cierto, no hace su sexualidad, su afectividad, o su vida, mejor o peor).

Habría que reflexionar sobre el hecho de que muchas personas sienten que su atracción erótica está profundamente ligada a sus vínculos emocionales, tal vez no en la misma medida que en el caso de las personas denominadas “demisexuales”, pero sí de forma bastante intensa.

Tienen su propia organización : Demisexuality.org

a27548dc7db5cc022ef9c69326358d38.jpg

“¿Sabes lo que me pasa? Que nunca puedo excitarme de verdad, vamos, del todo, con una chica que no acaba de gustarme. Tiene que gustarme muchísimo. Si no, no hay manera. ¡Jo! ¡No sabes cómo me fastidia eso! Mi vida sexual es un asco”. Así expresaba su frustración Holden Caulfield, el protagonista de El guardián entre el centeno, cuya visión del sexo distaba mucho de como se suponía que debía ser.

descarga (1).jpg

Finalmente debemos saber que la sexualidad de cada persona es diferente, no es mejor ni peor que la del resto. Hay personas que sienten atracción por otras muchas, y que se enamoran fácilmente, y otras que son muy selectivas, y que se sienten atraídas por muy pocas personas a lo largo de su vida. En ambos casos esta situación no responde a una elección voluntaria.

Piensa en cómo te enamoras, quizás tu también seas demisexual.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s